viernes, 18 de julio de 2014

El último caballero

Dorilea, año 1097

Brillaba azulenca la fuella de aquella inmisericorde asesina de hombres en la mano del último Caballero de la Aurora. Sudoroso y exánime tras tantas horas de lucha por su vida y por la fe, poco a poco sentía que las fuerzas le fallaban, que pronto el mortal acero del enemigo le cercenaría el gaznate, que las puertas del Cielo se le abrirían ese amanecer carmesí preñado de sangre y muerte.
A su alrededor, un sinfín de cuerpos destripados, desmembrados y desangrados cubría la tierra toda hasta donde la vista alcanzaba. El humo del fuego consumiendo carne y veste se elevaba en el aire y enturbiaba los cielos, emponzoñaba el oxígeno y hacía de Dorilea un infierno en el mundo.
El Caballero de la Aurora lanzó una mirada implorante al brumoso firmamento; la amarillenta bóveda celeste parecía reírse de su infortunio. La espada resbaló de sus dedos y cayó al suelo, fangoso como estaba de sangre y sudor. Su hoja se hundió en la tierra, entre los cadáveres de quienes habían sido sus compañeros de Cruzada. Tomó el poco aliento que aún le quedaba y, con voz brozna por el esfuerzo y el dolor, clamó su última plegaria antes de ser degollado por un infiel turco:
—¡Dios de mis padres, acoge en tu seno a este hijo tuyo, que humilde llega ante las puertas de tu Reino Celestial!
Y al igual que sus ancestros, los primeros Caballeros de la Aurora, el último guerrero retornó a la Caverna de la gloriosa Tebaida, de donde nunca debió salir.

© Irene Sanz 2014



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada